Historia del Santuario

Historia del Santuario de la Divina Misericordia Guayaquil

El Santuario Nacional de la Divina Misericordia está situado en el Km. 26 de la Vía a la Costa y se ha constituido como un lugar de profundo significado espiritual para la comunidad católica en Guayaquil y en todo el Ecuador.

Este hermoso Santuario empezó su construcción en el año  2010 y se lo fue realizando por fases.  En 2011 se inauguró la primera cúpula y el altar. En 2012 la segunda cúpula y en 2013 la tercera etapa. Fue construido en honor a la Divina Misericordia de Dios, como una muestra de amor y devoción hacia nuestro Señor Jesucristo.

El proyecto nace por la iniciativa de monseñor Antonio Arregui de la Arquidiócesis de Guayaquil y la devoción de las personas por la imagen.  La historia empieza en abril de 2007, cuando se inauguró el Altar para el Señor de la Divina Misericordia en La Catedral de Guayaquil. Aquel día acudieron más personas de las esperadas, lo que motivó que Monseñor Arregui impulsara la construcción del Santuario.

La construcción de este Santuario es un testimonio del gran poder de la oración y de la fe católica en la Divina Misericordia. Gracias al esfuerzo y la dedicación de muchos fieles y benefactores, hoy podemos disfrutar de un lugar de oración y peregrinación que nos permite sentir la presencia de Dios en nuestras vidas.

El Santuario tiene una capacidad para albergar a 1.300 personas sentadas y es, en la actualidad, la segunda iglesia más grande de Guayaquil después de la catedral.  El Santuario cuenta además con un hermoso bosque de 110,000 m2, por lo que está rodeado de naturaleza, convirtiéndose en un lugar de oración, silencio y paz para un encuentro pleno con Dios y para compartir en familia.

El Santuario incluye la casa sacerdotal; una casa de retiros espirituales integrada por 50 habitaciones dobles; el taller de evangelización y catequesis; la casa de las Hermanas del Señor de la Misericordia; una cripta con 200 nichos; y el Café-María. El objetivo es que quienes acuden a misa los domingos permanezcan ahí todo el día, en familia. Así, además de participar de la Santa Misa, también pueden hacer el Vía Crucis alrededor del lago y rezar el Rosario.

El edificio principal del Santuario tiene una superficie de 5.800 metros cuadrados y está construido en un impresionante estilo gótico. La arquitectura de este lugar es una invitación a adentrarnos en la presencia de Dios, un espacio sagrado que nos permite conectarnos con la Divina Misericordia y recibir sus bendiciones.